Construcción Tradicional

En esta seccion mostramos un resumen sobre las tipologias y técnicas empleadas por los antiguos arquitectos y constructores a la hora de edificar caseríos, castillos, puentes, etc. Técnicas olvidadas en nuestro tiempo que bien merece la pena nombrar como una alternativa sana y ahorradora de recursos en esta construcción moderna, agresiva y poco respetuosa con la naturaleza.

Es el ejemplo vivo de la durabilidad y la fuerza de construcción de tierra cruda es la Haus Rath, un bloque de viviendas de 7 alturas construida en una ladera del valle de Weilburg en 1828. Este edificio residencial es el más alto de tapial edificado en Europa.

Leer más: Haus Rath Weilburg

Tipo vizcaíno o caserío sin lagar, también se incluye en esta categoría el caserío labortano. En primer lugar destaquemos que debe entenderse el caserío como una estructura de madera rodeada de muros. En este sentido las armazones son previas a la envolvente de modo que toda la estructura portante está ejecutada en sus elementos verticales antes de cerrar el espacio.

Leer más: Estructura del caserío vizcaino

La primera característica destacable de este caserío es que no invita a generar un soportal único, dado que el eje de la planta no esta ocupado por la luz de una crujía, sino por las bernias que soportan la máquina de lagar, conformando dos plantas tipo en función de si la máquina se remata contra el muro trasero o si finaliza antes del último pórtico, según los esquemas siguientes.

Leer más: Estructura del caserío guipuzcoano con lagar.

El caserío vasco, en su forma primitiva, no conocía el escape de humo canalizado sobre el tejado, ya que el fuego solía hacerse en medio de la cocina, buscándose el humo salida por entre las rendijas de las tablas que cerraban la parte alta de las paredes.

Leer más: Tipos de chimeneas vascas

En Francia, el modelo de caserío primitivo más frecuente en Lapurdi y la Baja Navarra tiene muchos más parentescos con el tipo tradicional vizcaíno que con el vecino guipuzcoano.La estructura más habitual es de tres largas crujías longitudinales, con la central más ancha que las laterales; pero la principal diferencia frente al modelo vizcaíno deriva de la fórmula de rigidización de los pórticos que forman el esqueleto de la casa.

Leer más: El caserio tipo labortano

En su excelente y concienzudo estudio sobre los hórreos vizcaínos, el incansable conservador del Museo Etnográfico de Bilbao, D. Jesús de Larrea lamenta con sobrada razón que el hórreo, tan lleno de gracia dentro de su natural rusticidad, vaya desapareciendo poco a poco.

Leer más: Garaixea, el hórreo vizcaíno

Hasta hace poco más de una década nadie había reparado en la existencia de los antiguos trujal es de manzana que emplearon los labradores vascos del pasado, pero en pocos años hemos tenido que rendirnos a la certeza de que, al menos en Guipuzkoa, el único modelo de caserío conocido a lo largo del siglo XVI fue la casa lagar

Leer más: El caserio tipo guipuzcoano

El arquetipo del caserío vizcaíno que surgió hacia el año 1500 está representado por el caserío Landetxo Goikoa de Mungia: un edificio de tres crujías longitudinales, con estructura de postes enterizos exentos de la fábrica de cantería que soportan una armadura de correas.

Leer más: El caserio tipo vizcaíno