Los hallazgos de 19 genomas humanos antiguos de la región del lago Baikal, incluido uno de los más antiguos con 24.000 años (niño de Mal´ta) encontrados en esa región, dan un poco de luz sobre las migraciones antiguas. Mientras que algunos tenían claramente un genotipo del este de Asia, el genoma del chico de Mal'ta es el humano moderno más antiguo de aquella zona y muestra que hasta un tercio de su ascendencia es europea.
Los resultados de esos estudios de estos restos humanos de Siberia muestran que, personas emparentadas con europeos occidentales se extendieron más al este de lo sospechado y vivieron en Siberia durante las partes más frías de la última Edad de Hielo. Y así, algunos asiáticos orientales y europeos occidentales dieron lugar a una mezcla genética, que según el paleontólogo Eske Willerslev, creó a los nativos americanos, siendo los predecesores de las poblaciones que posteriormente llegaron a América, tanto al norte como al sur.
En 2009, el equipo de Willerslev recogió una muestra de ADN del chico de Mal'ta. El equipo encontró que el ADN (de 24.000 años) y las mitocondrias del joven pertenecían a un linaje materno de haplogrupo U, que si bien se encuentra en Europa y en el oeste de Asia, no es natural verlo en el este de Asia donde fue descubierto este cuerpo. Con haplogrupo U encontraron en Bélgica los restos de una mujer (GoyetQ53-1) de 28.500 años y en la Republica Checa otra mujer de 31.000 años. La amplia distribución geográfica del haplogrupo U en el Paleolítico Superior y Mesolítico va desde sitios en Portugal (Chandler et al., 2005), y los dos individuos de La Braña en Leon en el Oeste Atlántico, hasta el sitio de Yuzhny Oleni Ostrov en el norte de Karelia (Der Sarkissian et al., 2013), Kostenki en Rusia (Krause et al., 2010) y el niño Mal'ta en la región del lago Baikal (Raghavan et al., 2014) indica un tamaño de población relativamente pequeño de grupos de cazadores-recolectores, que se extendían a lo largo de un vasto espacio longitudinal de Europa y Asia.
 El genoma del individuo del yacimiento La Braña, en España (el más antiguo de la prehistoria recuperado en España) y según el investigador Carles Lalueza-Fox, mostró que La Braña 1 "tiene un ancestro común con los pobladores del yacimiento del Paleolítico superior Mal'ta, ubicado en el lago Baikal (Siberia)” y "posiblemente estan estrechamente relacionados con Mal'ta" segun Sánchez-Quinto.
Frecuencias del Haplogrupo U5 en Europa según Eupedia:
Los Sami (47,5%).
Norte de Navarra (15,5%)  
Noruega, Suecia y Dinamarca (6% y 15 %)
Letones en el Báltico (13,5%)
Estonios (13%)
Ávaros (13%)
Vascos (12%)
Lituanos (11,5%)
Cántabros (11%)
Eslovacos (11 %)
Bretones (10,5 %)
Tártaros, Rusia (10,5%)
Croatas (10,5 %)
Chechenos, catalanes, sardos, polacos, checos, ucranianos, rusos eslavos (10%)
Marruecos (4 %)
Libia (3,5 %)
Cáucaso (3,5 %)
Irán, Turquía (3 %)
Túnez y Argelia (ambos con un 2 %).
Siria, Líbano, Irak y Egipto (alrededor del 1,5 %)
El ADN del chico demostró que genéticamente, esta persona no tenía ninguna semejanza con las poblaciones de Asia oriental, pero se parecía a los europeos que se habían trasladado a Asia occidental, destacó Willerslev.
El niño Mal'ta tenía además un haplogrupo (paterno) R basal y probablemente es anterior a la división en los subgrupos R1a, R1b y R2. Es el Y cromosoma tipo R más antiguo localizado hasta el momento, de las “solo” cuatro antiguas aparecidas.
El genoma del Niño de Mal'ta también mostró que los nativos americanos pueden remontar entre un 14/38% de su ascendencia del oeste de Europa. El equipo de Willerslev sugiere que después de que los antepasados de los nativos americanos se separasen de los de los asiáticos orientales, se trasladaron hacia el norte. En algún lugar de Siberia, se encontraron con otro grupo de personas que vienen del oeste de Eurasia, población a la que pertenecía el chico de Mal'ta. Los dos grupos se mezclaron, y sus descendientes finalmente viajaron al este en América del Norte. A esa mezcla se llama “ANE” (euro-asiáticos nórdicos antiguos).
 
ASCENDENCIA ANTIGUA (ANE)
El término ANE es el nombre dado en arqueogenética al componente genético ancestral asociado con la cultura de Mal'ta-Buret.
Este componente genético desciende parcialmente de los euro-asiáticos orientales, pero la mayoría de la ancestría genética de los ANE está congeniada con poblaciones euro-asiáticas occidentales como los cazadores-recolectores occidentales (WHG), labradores neolíticos europeos (ENF) y cazadores-recolectores del Cáucaso (CHG, con mayoría de ascendencia basal euroasiática occidental).
 
PESTE
Con ellos también migraban patógenos como la Yersinia pestis, que provoca la peste bubónica y la pulmonar.
Los científicos encontraron restos del bacilo en dos individuos siberianos de la Edad de Bronce Temprano. Las cepas que portaban estos individuos están relacionadas con una cepa contemporánea identificada en un individuo de la región báltica europea, muy al oeste, lo que respalda aún más la alta movilidad de largo alcance tanto de esos patógenos como probablemente de las personas. Aunque se difundió la hipótesis de la propagación de Y Pestis por las migraciones desde la estepa hacia el oeste europeo, los dos individuos aquí identificados con el patógeno eran genéticamente similares al noreste de Asia pero el análisis de isótopos reveló una señal no local, lo que sugiere orígenes del patogeno fuera de la región del descubrimiento.
 
R1b EN EUROPA OCCIDENTAL
El grupo genético R1b es más frecuente en Europa occidental hoy en día y como hemos visto no tenemos donantes antiguos, por eso las hipótesis y la fantasía se mezclan en este tema.
La presencia de R1b en Villabruna (Italia) hace 14000 años y en Iberia de 7.000 años documenta una historia más antigua de este haplotipo en el occidente de Europa. Este individuo de Villabruna con YDNA era R1b y mtDNA U5b, pertenecia a la cultura gravetiense, cultura que fue reemplazada en iberia y francia por la solutrense. El análisis del ADN-Y (padre) es un gran desafío, ya que el ADNmt (madre) es más robusto y resiste mejor los cambios post-mortem que el ADN del cromosoma Y, por eso no se disponen de tantas muestras de ADN-Y.
 
No se puede asociar este grupo genetico a la llegada de la agricultura, de hecho en los yacimientos AGRÍCOLAS TEMPRANOS no se han encontrado los haplogrupos predominantes europeos modernos R1b (Europa occidental) y R1a (Europa del este) segun Balaresque et al., 2010; Underhill et al., 2010; Myres et al., 2011.
Pero en cambio se han encontrado R1b en contextos del Neolítico tardío con una distribución geográfica sorprendentemente coincidente de la cultura arqueológica asociada. Eso significa que los que introdujeron la agricultura en Europa no portaban los tipos R1b o R1a, a la vez, los cazadores recolectores al reconvertirse en agricultores y expandir su población, sí que portaban este genotipo.
 
Estudios recientes han encontrado que el ADN-Y de los primeros agricultores europeos es típicamente el haplogrupo G2a. [Mathieson I, Lazaridis I, Rohland N, Mallick S, Patterson N, Roodenberg SA, et al. (Diciembre de 2015). "Patrones de selección de todo el genoma en 230 antiguos euroasiáticos" . Naturaleza . 528 (7583): 499–503]
 
Aun así, se hacen hipótesis de su posible origen y predominio actual de R1b en Europa occidental, mezclándolas con las migraciones de la Edad del Bronce (2,5 / 3 Mil años) desde la estepa de Europa oriental y los Yamnaya. Es un calculo matematico, una suposicion de multiplicaciones de secuencias en el genoma, y no se ponen de acuerdo que formula es la mas adecuada, dando horquillas desde 26.000 a 2.600 años. Hemos visto que el R del niño de Mal´ta no es originario de Siberia estando fuera de lugar su origen estepario, y estas hipótesis olvidan al hombre de Villabruna (mTdna materno U5b2b) con Ydna paterno R1b de hace 14.000 años.
Hoy sabemos que las muestras antiguas de Yamnaya están ubicadas en la rama "oriental" R-GG400 del haplogrupo R1b-L23, lo que muestra que los descendientes paternos de los Yamnaya todavía viven en la estepa póntica y que la antigua población de Yamnaya no era una fuente importante de linajes paternos en los europeos occidentales de hoy, según BALANOVSKY, O.; CHUKHRYAEVA, M.; ZAPOROZHCHENKO, V. (2017, "La diferenciación genética entre poblaciones de tierras altas y bajas da forma al paisaje cromosómico Y de Asia occidental". Genética Humana . 136 (4): 437–450. doi : https://doi.org/10.1007%2Fs00439-017-1770-2 .)
 
Origen de R1b.
Un origen propuesto para R1b, y una distribución geográfica actual, es muy similar al del haplogrupo H del ADNmt (Myres et al., 2011). El origen de H se ha atribuido al Cercano Oriente durante el Paleolítico superior, de donde se separó de sus clados hermanos R0 y HV0 al entrar en Europa hace muchos miles de años. Este haplogrupo H ha sido encontrado con alta frecuencia (38%) en cazadores-recolectores en Portugal y el País Vasco (Chandler et al., 2005; Hervella et al., 2012) y en un individuo del sitio Yuzhnyy Oleni Ostrov en Karelia del Norte ( Der Sarkissian et al., 2013), lo que indica una distribución generalizada y posiblemente clinal del haplogrupo H en la Europa mesolítica.
 
La mayoría de los subgrupos en la Europa actual muestran fechas de coalescencia glacial tardía o posglacial., lo que aboga por una nueva expansión durante las principales fases de calentamiento después de 15 M.años (Achilli et al., 2004; Pereira et al., 2005; Soares et al., 2010). Y se estima que los subgrupos H1, H3 y H5 se propagaron desde un refugio occidental Franco-Cantabrico basado en fechas en gran medida superpuestas (11,1 kya, 11,5 kya, 13,9 kya, respectivamente). El haplogrupo H de individuos del Mesolítico Ibérico, la resolución de tipificación desafortunadamente no proporciona una asignación inequívoca a ninguno de estos subgrupos (Chandler et al., 2005; Hervella et al., 2012).
Aunque en el estado actual de la investigación, la presencia de los haplogrupos N, H, U5b y U4 (aunque en baja frecuencia) y la ausencia de U2 y U5a, podrían interpretarse como el sustrato genético mesolítico del suroeste de Europa.
Sobre el sub-haplogrupo U5 se propusieron diferentes lugares de origen durante el Paleolítico superior para cada uno de los subclados, U5b en el oeste y U5a en el este. Esto está de acuerdo con estudios que vincularon sub-haplogrupos de U5b, como U5b1b1 y U5b3, con una expansión después del Último Máximo Glacial desde refugios del suroeste en zona Franco-Cantabrica e Italia, respectivamente (Achilli et al., 2005; Pala et al . ., 2009).
 
Las conclusiones hay que sacarlas sin fantasear, pero a una media de 10km/dia en 365 dias llegas a Moscú, y los cazadores recolectores de aquella europa se movian mucho.